00%
images loaded

Jesús

Para todos los que piensan que mañana tendrán tiempo, recuerda que no tienes nada prometido para mañana.

Cada ser humano es eterno, todos hemos pecado y necesitamos un Salvador. Jesús es quien vino a dar su vida por nosotros y perdonarnos del pecado que hemos cometido. Dios te ama y te esta buscando. ¿Que pasaría si murieras hoy? Nada que podamos hacer, ni la religión, ni las obras nos pueden salvar. Pero Jesús es quien tomo nuestro lugar en la cruz del calvario.

Tú debes arrepentirte de tus pecados aunque no los recuerdes y tomar la decisión de aceptar el pago de Cristo en la cruz por ti. Es un regalo.

Arrepentirte es entrar por esa puerta que esta abierta gracias a Jesús. Él tomo nuestro lugar para pagar nuestras faltas. La gran noticia es que tenemos salvación en EL.

Esta es una decisión de valor eterno. Donde quiera que estés cierra los ojos, para que sea un momento muy personal. Respeta este momento como algo especial entre tu y Dios. Y haz una oración, no hay nada mágico en la oración, es más bien lo que la oración representa lo que cambia las vidas porque Cristo murió por ti y resucitó. Venir a Él significa negarse a uno mismo, arrepentirse de tus pecados y creer en ÉL.

Te dará un nuevo corazón y nuevos deseos; y todas tus excusas serán irrelevantes ante Jesucristo.

¡Hoy es el día de que te deshagas de todas las excusas y de que hagas a Jesús el Salvador y Señor de tu vida!

Oración:
“Jesús me arrepiento de todos mis pecados, te pido que me perdones y te pido que cambies mi vida y mi corazón. Creo que tu fuiste a la cruz a morir en mi lugar, creo que me llamas a una vida nueva y hoy te hago a ti mi prioridad. Te hago mi Señor, quiero que tu me guíes en todo y creo en ti como mi Salvador, aquel que pago por mis faltas. No voy a vivir un día mas dejando que las cosas me controlen, que mis ocupaciones me consuman ni que mis relaciones me aparten de la más increíble relación de todas: ¡TU!. Ven a limpiarme y a cambiarme y a darme un nuevo comienzo, entra a mi corazón, quiero seguirte cada día de mi vida. Gracias por ir a la cruz en mi lugar. Te lo pido en tu nombre Jesús, Amen”

Recuerda este día, porque este es el día que tu aceptaste esta invitación, quizá no es la primera vez que lo oyes, muchas veces lo has oído, pero hoy lo aceptaste, este fue el día, la fecha, el momento, cuando dejaste de dar excusas y respondiste a la invitación de Dios!

De ahora en adelante camina por la vida confiado en que Dios esta contigo, El tiene un plan, comienza estudiando Su palabra, orando y trata de aprender mas!

Dios te bendiga.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
2 Corintios 5:17